EXTRACCIÓN DENTAL

La finalidad de una extracción dental es la de  extirpar un diente  que es irecuperable desde el punto de vista odontológico.

Existen diferentes grados de dificultad, según distintos factores, facilidad de acceso, posibilidad de agarre, grado de unión de la raíz al hueso, dirección de las raíces, etc. Son muchos los factores que pueden influir en la complejidad y, lógicamente, en la duración de este acto odontológico.

 

Si tiene o cree tener cualquier tipo de alergía, ya sea al latex o mediamentosa, si está tomando algún tratamiento de cualquier tipo: anticoagulantes, antidepresivos, etc... debe advertírnoslo.

La exodoncia o extracción dentaria conlleva la pérdida definitiva e irreversible del diente.

Secundariamente, el hueso donde se anclaba un diente extraído va perdiendo altura y anchura ( atrofia ósea alveolar ).

Esta pérdida es más rápida durante los 3 primeros meses, pero prosigue lentamente durante toda la vida, por lo que con el paso de los años pueden surgir dificultades para la reposición protética.

SIEMPRE QUE SEA POSIBLE HAY QUE INTENTAR SALVAR LAS PIEZAS DAÑADAS.